Suscríbete

Si quieres recibir las actualizaciones de Sexológicas en tu bandeja, suscribete aquí

Etiquetas
Archivos

LIMERANZA

14-11-2011   /    0
Califica este artículo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Loading ... Loading ...

Las personas van al matrimonio con expectativas sobre su pareja y sobre el matrimonio como institución. Estas expectativas están relacionadas con el comportamiento cotidiano: hábitos, higiene, relaciones familiares y lo que se espera del matrimonio en sí.

Personas inseguras ponen en manos de su pareja la responsabilidad de su vida: “si me dejas me muero”, “quiero que me cuides, me protejas, te encargues de mí”; “sin ti no soy nada”; son frases típicas de quien no ha asumido que vivir en pareja es libertad y autonomía, no dependencia ni manipulación. Cada uno debe mantener su individualidad, sin descuidar sus intereses personales. El tiempo que se dedique a la pareja, hijos, actividades comunes de la vida en pareja: compras, recreación, visitas familiares y a uno mismo, debe ser equitativamente distribuido.

Los acuerdos son tácitos y esperamos comportamientos de la pareja que jamás se han expresado. Al pasar el tiempo la fase de enamoramiento inicial y la pasión va decreciendo, las personas se muestran tal como son, lo que antes percibíamos como rasgos graciosos y peculiares se vuelven defectos y son perceptibles; muchas veces “inventamos” personas ideales en base a expectativas personales, exagerando cualidades y ocultando defectos en forma consciente. Este estado se llama “Limeranza”: enamoramiento subjetivo, irracional y obsesivo.

Sin embargo, también con el pasar los años se puede construir una relación afectiva más profunda, sobre todo cuando las personas que deciden vivir un proyecto común, no desaparecen como individuos. El respeto, tolerancia, disfrute de la sexualidad sana, paciencia, empatía, afecto y diálogo, son elementos que facilitan la convivencia.

Si las expectativas tácitas sobre la pareja y del matrimonio se expresaran abiertamente las probabilidades de duración serían mayores. La personalidad es dinámica y se pueden cambiar algunas cosas pero no se puede pretender transformar a la pareja en lo que uno quieren que sea, sin embargo pueden fijarse límites acerca de lo que uno espera de su pareja y a la vez escuchar lo que esa pareja espera de nosotros. Podríamos elaborar un contrato sobre expectativas y comportamientos deseados pero más importante es “darnos cuenta” de lo que implica la Limeranza.

PERN
Pedro Rondón Navas
Psicólogo – Sexólogo – Magister
Sexólogo de la Corporación Skinner
Sexólogo de TESEO
Facebook: Pedro Rondón Navas Sexólogo-Magister
Twitter: @pedrondonavas
pedrondonavas@gmail.com
www.sexologicas.com


Pedro Ernesto Rondón Navas

Acerca del autor

Pedro Rondon es un licenciado en Psicología con un Magister en Ciencias Orientación en Sexología y estará más que contento en responder tus inquietudes de sexualidad.

Hacer una pregunta

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann