Suscríbete

Si quieres recibir las actualizaciones de Sexológicas en tu bandeja, suscribete aquí

Etiquetas
Archivos

Sobre sexo y sobrepeso

10-07-2017   /    0
Califica este artículo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Loading ... Loading ...

Así como la sociedad determina cuáles son las conductas socialmente aceptas y rechazadas, también establece los cánones de belleza que, en la actualidad, refuerzan la figura delgada y esbelta. Para ser atractivo o atractiva no se “puede” tener sobrepeso ni ser obeso.

En sociedades que se resaltan el valor de la apariencia física, es poco probable que los jóvenes se den permiso para aceptar lo que se aparte de las normas comunes, convirtiendo al sobrepeso y a la obesidad en un obstáculo a la hora de buscar pareja.

El sobrepeso y la obesidad compromete no sólo aspectos relacionados con emociones, autoestima, relaciones interpersonales, sino también lo relacionado con la salud, afectando la calidad de vida sexual de quien lo sufre.

La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud». Esta condición, por lo general, tiende a limitar las actividades en diversas áreas, incluyendo la sexual.

El sobrepeso excesivo (Índice de Masa Corporal mayor de 30) disminuye los niveles de testosterona en ambos sexos, interfiriendo con el deseo sexual, además interfiere con la respuesta sexual, ya que las personas con sobrepeso tienden a rechazar su imagen corporal y a estar pendientes de su desempeño, tratando de que su pareja no vea su cuerpo desnudo antes ni durante las relaciones sexuales. Hacen movimientos para ocultar estrías o acumulaciones de grasa, apagan la luz y dejan de disfrutar con plenitud del acto sexual.

La frecuencia sexual se ve disminuida, más en mujeres que en varones. Al no aceptar su propio cuerpo evaden los encuentros sexuales y tampoco están motivadas para buscar a alguien o para ser buscado como pareja sexual.

La obesidad limita las variantes sexuales generando sentimientos negativos hacia sí mismo: inhibición, fatiga, vergüenza, miedo al rechazo y ansiedad ante el desempeño, pero eso no significa el fin de la vida sexual ni mucho menos.

Dependiendo del nivel de sobrepeso habrá limitaciones en el desempeño y en las posiciones sexuales, debiendo considerar las que no causen fatiga ni incomoden a la pareja y que a la vez permitan una penetración completa.

Ciertas alteraciones de la función sexual pueden estar asociadas a problemas de salud: diabetes, hipertensión, problemas coronarios o circulatorios, depresión y al consumo de determinados medicamentos; el sobrepeso puede favorecer estas enfermedades y causar alteraciones en los niveles hormonales afectando las distintas fases del ciclo de la respuesta sexual.

El sobrepeso no debería impedir el disfrute de la vida sexual sin embargo puede afectar la respuesta sexual, limitar las variantes y generar disfunciones sexuales (bajo deseo sexual, baja frecuencia sexual, disfunción eréctil, dificultades para lograr el orgasmo entre otras). Es cierto que el aspecto físico es cuestión de actitud y autoestima, pero el exceso de peso también afecta la salud, siempre hay que recordar que uno envejece como ha vivido, por tanto la prevención a través de una alimentación saludable y balanceada, así como el ejercicio físico favorece la respuesta sexual a corto y largo plazo.

PERN

Pedro Rondón Navas
Psicólogo- Magister en Sexología
TESEO

Pedro Ernesto Rondón Navas

Acerca del autor

Pedro Rondon es un licenciado en Psicología con un Magister en Ciencias Orientación en Sexología y estará más que contento en responder tus inquietudes de sexualidad.

Hacer una pregunta

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann